Me moría por darle el pecho, pero me acobardé

Hace unos días os hablé del destete y los diferentes tipos. Hoy os traigo un relato de una mamá que nos deja frases como “ me moría por darle el pecho, pero me acobardé“. Ella es Lana y tiene un bebé feliz que acaba de cumplir 2 añitos: Noa.

Mi hija se alimentó con lactancia materna exclusiva y exitosa hasta los 6 meses,  nunca me saqué leche y nunca probó un biberón.

Justo el día que Noa cumplió los 6 meses empezamos con la alimentación complementaria. Estábamos dispuestos, informados y tanto ella como nosotros, preparados para empezar con BLW.

Solamente un día después, me detectaron un coriocarcinoma, un cáncer muy agresivo y rápido, que nos iba a cambiar la vida a todos. Empezábamos con pruebas y médicos: TAC, resonancia y quimioterapia… todo incompatible con la lactancia, así que me dieron un par de días para asimilar todo aquello que nos estaba pasando, y para destetar a mi bebé de 6 meses recién cumplidos. Solo teníamos tres días para asimilar esta terrible noticia.

me moria por darle el pecho pero me acobarde

Yo tenía idelizada una lactancia a largo plazo, puesto que no tenía que reincorporarme al trabajo, ni alejarme de mi hija. La palabra destete no entraba en mi cabeza, no sabía como hacerlo, ni tenía información de por donde empezar.

La ginecóloga nos recomendó optar por el destete natural y desechar la idea del tratamiento farmacológico (yo desconocía su existencia). Pero… ¿Destete natural en 3 días? ¡Imposible! Natural no fue para nada, pero no nos quedaba otra, debíamos hacerlo.

Intentamos darle biberón con mi leche para que la niña no notara tanto cambio de golpe, biberones con leche de fórmula, también el método padre… Probamos miles de biberones y tetinas, un montón de leches de fórmula, y nada, mi bebé solo quería su tetita, además en aquella época estaba muy demandante. No dejaba de llorar y nosotros nos podíamos cada vez más nerviosos. Mis pechos estaban muy congestionados y doloridos…

Absolutamente nada fue efectivo en esos escasos 3 días, así que fuimos al pediatra a pedir algo de ayuda. Nos sugirió omitir los biberones y darle la leche de fórmula junto con papillas de fruta y verdura. Nuestra intención de practicar BLW también se fue al traste porque nuestra prioridad era alimentar a Noa con leche ya que era su principal alimento hasta los 12 meses.

Con el tiempo, todo se fue normalizando un poco, fue aceptando el biberón, los purés y cuando teníamos tiempo y energía practicábamos exitosamente BLW. Pero seguíamos con pruebas, quimioterapias, hospitalizaciones, ingresos, quirófano… Todo fue muy duro, pero afortunadamente ya pasó y puedo contarlo. Mi marido fue mi gran apoyo, fue fundamental, porque no era mi cáncer, era nuestro cáncer.

El destete ha sido uno de los periodos más duros de mi vida, las lágrimas que derramé son incontables. Yo deseaba dar pecho y durante todo este proceso saqué fuerzas de donde no había para ponerme en contacto con todas las asociaciones de lactancia de mi comunidad, contacté con varias asesoras de lactancia, matronas, amigas… para tratar el tema de la relactación. Usábamos los famosos biberones para intentar que Noa no se olvidara de mamar, tenía a mi disposición relactadores, me sacaba leche cuando podía para no perder la producción… pero la enfermedad se complicó. Utilizaron 5 fármacos distintos conmigo, todos ellos muy fuertes y durante mucho tiempo.

destete enfermedad

Le comenté a mi oncólogo mi deseo de volver a amamantar a Noa, pero no me lo recomendó debido a la cantidad de material fármacos que quedaban en mi cuerpo. Me acobardé, yo me moría por darle el pecho, pero se trataba de la salud de nuestra hija. Quizás no hubiera pasado nada, pero no quería arriesgar.

Tengo una espinita clavada muy profundamente, y reconozco que a día de hoy, un año y 7 meses después, se me cae alguna lágrima. Deseaba amamantar con todas mis fuerzas y esta maldita enfermedad me arrebató mi feliz lactancia.

Es una historia triste con final feliz… Si te ha gustado, ayúdame a compartir. ¡Gracias!

5 comentarios

  1. Que llorera…😢A mi tambien me pasó un caso parecido, yo tambien habia soñado en darle pecho hasta que el peque quisiera,pero un dia la nefrologa me dijo que tenia que destetarlo porque me tenia que tomar medicamentos que eran incompatibles,en mi caso fue cuando el tenia 1 año, y lo pasé muy mal ya que nadie me entendia, tenia un dolor por dentro , pensé hasta que era mala madre por destetarlo.Pasé unos meses muy mal, pero al cabo del tiempo ya entendí que yo me tenia que poner bien para estar con el peque y le di teta durante todo el tiempo que pude.

  2. Oooh qué experiencia más dura, y a la vez tan bonita, porque un año y siete meses después no le puede dar teta, pero Noa tiene a su mamá, y eso es lo más importante!! Tiene que dejar de culparse, fue un destete por fuerza mayor, cuestión de vida o muerte, y lo más importante es que esa niña pudiera tener a su mamá dándole todo el amor del mundo…Me alegro de que haya vencido a la maldita enfermedad, me ha encantado el post, es una historia de superación que inspira! Besos!

  3. Como ya te dije me encantó esta historia, por eso esta semana la he incluído entre mis favoritos http://www.casiprimerizos.com/2017/10/mis-posts-favoritos-del-2-al-8-de.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*