No, yo no estoy en contra del biberón

El otro día leí un post de hace unos años sobre una chica que decía estar en contra de la lactancia materna. No os voy a poner el link al post porque no quiero darle publicidad a esta persona, pero vamos, el escrito no tiene desperdicio… ¡Cuántas barbaridades! ¡Y no hablemos de algunos comentarios!

Yo defiendo la lactancia materna, por muchísimos motivos que podéis encontrar cotilleando la web, pero al contrario que esta chica… no, yo no estoy en contra del biberón. Respeto a las mujeres que deciden dar leche artificial a sus hijos y me gustaría también que ellas nos respetaran a las que damos teta.

Tras leer el artículo, me sentí juzgada como madre y atacada como asesora y defensora de la lactancia materna y me veo en la obligación de desmentir todas las barbaridades que trataba esta chica, así que voy a ello:

no yo no estoy en contra del biberon

Durante varias generaciones y gracias a las compañías farmacéuticas, se pensaba que la leche artificial era mejor que la leche materna pero pronto se demostró que la leche materna es infinitas veces mejor. A mí no me sirve lo de “yo me crié con biberón y aquí estoy”… También iban antes en moto sin casco y ahora no nos atreveríamos a hacerlo.

La leche materna no es una opción, es la mejor opción, te guste o no. Hay una frase de Lavinia Belli que publiqué hace unos meses y expresa perfectamente lo que pienso: Puede que la lactancia materna no sea la mejor opción para todas las madres, pero sí lo es para todos los bebés.

Dar biberón no te convierte en peor madre, eso pienso yo y todas las defensoras de la lactancia materna. No nos taches de intolerantes. No somos así. Las asesoras respetamos y acompañamos a todas las madres.

La leche materna tiene muchísimos beneficios ya lo sabemos, pero en países subdesarrollados tiene aún más. Preparar un biberón es esas condiciones ¡es una trampa mortal! No tienen agua potable ni los utensilios necesarios para prepararlo ¿Qué calidad va a tener esa leche?

La leche materna de una mujer obesa, o anémica, o que toma medicamentos, o que tiene malos hábitos alimenticios es muchísimo mejor que la leche artificial contaminada. ¡De eso no hay duda!

lactancia materna beneficios

Siento que algunas mujeres os sintáis presionadas en los hospitales por las enfermeras o por alguien de vuestro entorno porque deberían respetar vuestras decisiones, pero también tengo que decir que gracias a esas presiones, muchas lactancias han seguido adelante y han ayudado a la madre a confiar en ella misma. Muchas madres me lo han dicho: “Menos mal que insistí… Que bien que no me rendí…”.

Todas las madres tenemos derecho a decidir, pero es mejor decidir teniendo la información necesaria. Si tienes dudas sobre la lactancia puedes consultarme a través de la web o redes sociales, pero tambien puedes acudir a un grupo de apoyo a la lactancia materna. Aquí tienes algunos de ellos:

Grupos de Apoyo

Si te ha gustado, ayúdame a compartir… ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*