¡Olvídate de las grietas y disfruta tu lactancia!

¿Que son las grietas y por qué aparecen?

Las grietas son heridas en los pezones y cómo pudimos ver en este post, aparecen por mal agarre o posición incorrecta de la madre o del bebé.

Si tienes grietas en los pezones, lo que debes hacer es seguir los consejos de este post y después… ¡Olvídate de las grietas y disfruta tu lactancia!

Antiguamente se recomendaba hacer “la pinza” (ofrecer el pecho cogiéndolo con los dedos índice y corazón) para que el bebé respirara bien, pero así el bebé no puede coger parte de la areola, lo que provoca más dolor y más grietas. Los bebés respiran bien aunque parezca que están demasiado pegados al pecho.

Si el bebé tiene dificultades en agarrarse al pecho, podemos probar de coger el pecho con la mano en forma de “C”.

¿Cómo prevenir las grietas?

No hay forma de prevenir las grietas, únicamente debemos informarnos para aprender a cerca de la posición correcta para amamantar y de cómo conseguir un buen a garre. No es necesario preparar los pezones de ninguna manera ni aplicar cremas, ya que alteran la ecología natural de la piel del pezón y puede ser perjudicial

¿Cómo curar las grietas?

  • Es muy importante corregir la postura y el agarre del bebé al pecho.
  • Retirar las tetinas (si las hay) ya que provocan confusión al bebé y hace que no abra tanto la boca.
  • Aplicar aceite de oliva tras las tomas y no limpiar el pezón antes de dar de mamar.
  • No aplicar leche materna en las heridas ya que si existe infección, solo empeorará.
  • No aplicar cremas con lanolina porque no deja que la herida se seque y cicatrice.
  • Dejar los pechos al aire el mayor tiempo posible para exponerlos al aire y la luz.
  • Los discos de lactancia deben ser transpirables y cambiarse a menudo. También pueden utilizarse conchas recolectoras.

Olvídate de las grietas y disfruta tu lactancia amar y lactar como curar las grietas

¿Dolor al amamantar?

Dar el pecho no duele y si hay dolor debemos corregirlo desde la primera vez que el niño mama. Hay que quitar al niño del pecho y volver a probar hasta que no haya dolor, ya que si no acabarán saliendo las grietas. Amamantar en mala posición y con dolor resulta ineficaz, puesto que el bebé no se sacia, puede perder demasiado peso, tener ictericia…

  • Debemos ofrecer siempre primero el pecho menos dolorido.
  • Una forma de conseguir un buen agarre indoloro es el agarre espontáneo.
  • Si no funciona, se puede probar con el agarre asimétrico. Consiste en coger más trozo de areola por abajo que por arriba, y lo haremos apoyando el pecho sobre el mentón y cuando el bebé abra la boca, dirigiremos el pezón hacia el paladar del bebé mientras él desplaza la cabeza hacia atrás.
  • Si tras varios intentos sigue habiendo dolor intenso deberíamos consultar con nuestra matrona o asesora de lactancia para que nos aconseje tratamiento a seguir ya que el dolor puede deberse a varios factores.

Recuerda que aunque existan grietas y éstas tengan sangre, no hay motivo para suspender la lactancia, corrigiendo la postura y el agarre se solucionarán en pocos días.

Si te ha gustado… Ayúdame a compartir. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*