Sexo en el embarazo y después del parto

A veces no sabemos si es aconsejable el sexo en el embarazo y después del parto, y tampoco sabemos muy bien a quién podemos consultar. Aquí tenemos algunas informaciones que deberían leer todos los hombres y mujeres que están esperando un bebé o que acaban de tenerlo.

¿Se puede practicar sexo en el embarazo?

Sí, se puede practicar sexo en el embarazo, y además no supone ningún riesgo tener una vida sexual activa, a no ser que la mujer tenga hemorragias o haya roto el saco amniótico o bolsa de aguas. De hecho, una vida sexual activa durante el embarazo ayuda a que el cérvix esté más maduro, más blando y más abierto de cara al parto.

Durante el embarazo las zonas erógenas (pechos y genitales), están más sensibles debido al aumento de estrógenos y de progesterona. Esto hace que aumente la libido y sea más fácil llegar al orgasmo. El volumen de sangre con oxígeno que llega a la pelvis aumenta cuando la mujer embarazada se excita y el bebé se beneficia también de ésto, puesto que le llegan sensaciones de placer y satisfacción.

El cerebro tiene un papel muy importante en la sexualidad, ya que puede aumentar o disminuir el deseo sexual. Algunas mujeres notan un descenso en la libido durante su embarazo y puede ser debido a que no se ven bien guapas embarazadas. Normalmente las mujeres que se ven radiantes durante el embarazo disfrutan mucho de su vida sexual.

En los hombres pasa algo parecido, a algunos hombres les gusta mucho su mujer embarazada pero otros tienen miedo de hacerle daño a ella o al bebé.

sexo en el embarazo y después del parto informacion util sobre el sexo

¿Cómo es el sexo después el parto?

En la sexualidad tras el parto todo es diferente, la líbido baja en casi todas las mujeres.

Por un lado, tenemos mucho sueño y estamos cansadas por la llegada del bebé. Además entre visitas, paseos, pañales, tomas… Es complicado encontrar el momento adecuado y si lo encontramos, es muy probable que el bebé lo interrumpa, (porque sí, parece que nos vigilen).

Por otro lado, tras el alumbramiento de la placenta nuestras hormonas bajan en picado y segregamos prolactina que no ayuda en absoluto a aumentar la libido. Además durante los 6 primeros meses, mientras hacemos lactancia materna en exclusiva, existe sequedad vaginal y esto complica más aún las relaciones sexuales.

También el parto nos afecta a la sexualidad, puesto que después de que nuestro bebé nazca por la vagina y tras una episiotomía, tenemos miedo de tener dolor y nos cuesta mucho sentir placer. Si existe dolor, es mejor posponer las relaciones sexuales con penetración. Es conveniente usar lubricantes para la sequedad y tener paciencia, cariño y respeto. Las mujeres que han tenido un parto natural, sin intervenciones y sin episiotomía, no tendrán tantos problemas para iniciar las relaciones sexuales y su líbido no bajará tanto.

A partir de los 6 meses de vida del bebé, los niveles de estrógenos, progesterona y testosterona se normalizan y con ello aumenta la libido.

Es importante saber que algunas madres lactantes rechazan la estimulación de los pechos durante el acto sexual puesto que quieren reservarlos para alimentar a su bebé.

Es muy habitual que durante la relación sexual, la madre tenga reflejo de eyección con salida de leche debido a la oxitocina segregada durante el orgasmo.

sexo en el embarazo y despues del parto

¿Cómo se sienten los hombres? ¿Y las mujeres?

Tras el parto, la madre ha creado un vínculo muy especial con el bebé y todas sus energías se dirigen hacia el recién nacido y sus cuidados, pero ella necesita también apoyo y cariño por parte de su pareja. Normalmente a las madres recientes no les apetece practicar sexo y sus parejas pueden malinterpretar los sentimientos y sentirse rechazados.

La falta de ganas de sexo no es culpa de la llegada del bebé. La situación familiar ha cambiado mucho, el postparto se convierte en una prueba vital para la pareja y es importante saber como se siente cada miembro de la pareja. Es de vital importancia la comunicación entre ambos y saber que aunque la mujer no tenga apetito sexual, sigue amando a su pareja y necesitándole más que nunca. La mujer también debe comprender que quizás él se sienta excluido de la burbuja madre y bebé y por eso ella debe dejarle participar en todo lo que conlleve los cuidados del bebé y también realizar actividades juntos.

Si te ha gustado, ayúdame a compartir. ¡Gracias!

2 comentarios

  1. Papás casi Primerizos (Lídia)

    Me ha gustado mucho el post, es necesario hablar sin tapujos de un tema tan natural como es el sexo. Yo no tuve complicaciones en el embarazo, por lo que pudimos tener una buena vida sexual, pero todo cambia con el bebé, además de la líbido baja el cansancio tampoco ayuda…pero como bién dices es una prueba de fuego para la pareja, y con paciencia, amor y comprensión todo se supera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*