Una mamá, dos partos, dos lactancias

Hoy os traigo la historia de María, una mamá que ha vivido el nacimiento y la crianza de cada una de sus hijas de forma muy diferente: Una mamá, dos partos, dos lactancias.

Una mama, dos partos, dos lactancias

Mi marido y yo emigramos a Reino Unido por temas laborales, allí adquirimos cierta estabilidad y me quedé embarazada de mi primer bebé.

En Reino Unido los partos son muy naturales y respetados, son muy diferentes que aquí en España. Yo he tenido embarazos muy buenos y por este motivo no he tratado en ningún momento con el ginecólogo, todas las visitas han sido con la matrona. Los paritarios de la Seguridad Social son una pasada, luces tenues, bañera gigante para dar a luz en el agua, pelotas para relajarte… ¡Espectaculares! Y lo mejor de todo es que tras dar a luz, los controles y las revisiones los realizan en el domicilio porque consideran que desplazarse a los centros médicos es perjudicial para el bebé .

Mi hija mayor nació 12 días después de la fpp (fecha probable de parto). Cada día de retraso era una tortura, puesto que tras el nacimiento deberíamos realizar trámites urgentes para poder volver a España y celebrar el bautizo de la niña. Además, un familiar muy cercano sufría una enfermedad y debían operarle de urgencia. Yo hacía todo lo que me recomendaban para acelerar el parto: comer picante, practicar sexo, caminar, subir y bajar escaleras…. nada funcionaba. El día anterior al parto subí y bajé 13 pisos, una muy mala idea por cierto, puesto que llegué al paritario con muchas agujetas en los gemelos.

Tenía contracciones de riñones y sin darme cuenta, me vi pidiendo la epidural a gritos. No quería saber nada de la piscina, ni de las pelotas de pilates, solamente quería dejar de sentir dolor.

Tras 10 horas de contracciones y sin evolución en el parto puesto que la niña no bajaba al canal de parto, fuimos a quirófano, me hicieron la episiotomía, utilizaron los fórceps y la niña nació enseguida junto con la placenta.

Tuve un postparto muy movido porque a las 3 semanas de vida tuve que realizar muchos trámites para poder viajar a España. Tuve muchos problemas para establecer la lactancia por el estrés y porque me aconsejaron marcarle horarios para las tomas. La bebé se acabó deshidratando y tuvo que quedar ingresada 3 días. Nos trataron muy bien en el hospital pero yo me bloqueé y desde ese momento empecé con la lactancia mixta.

Mi segunda hija también nació en Reino Unido aunque tuve un parto muy diferente al anterior. Fue un parto súper rápido… ¡Casi nace en el taxi! Entraba por la puerta del hospital a las 10.30 y rompí aguas ya en triage… como en las películas, a lo bestia. Cogí a la matrona del pecho pidiéndole calmantes por las dolorosas contracciones de riñones, pero ya no estábamos a tiempo, ya no podía meterme en la piscina y con 3 empujones la niña ya estaba fuera. Fue increíble tener un parto natural, parir sin epidural, ver como el cuerpo responde y que tu cuerpo sabe cuando debes empujar…

A las 11.12 ya la tenía en brazos, con un hambre de lobo, se enganchó al pecho y no se soltó en 24 horas. Me costó establecer la lactancia, pero lo logré a base de teta, teta y más teta. Aquí seguimos 8 meses después, que ahora tengo a mi pequeña teta-adicta haciendo lo que más le gusta!Historia de una mamá con dos partos y dos lactancias diferentes: Me costó establecer la lactancia pero lo logré!

 

Me ha gustado mucho esta historia y la que querido compartir con vosotr@s para demostrar que cada embarazo y cada parto es diferente. Porque una lactancia no haya ido bien, no significa que la siguiente vaya a ser igual…

Si te ha gustado, ayúdame a compartir… ¡Gracias!

2 comentarios

  1. Me encantan estas historias, los diferentes tipos de parto, el no rendirse con la lactancia del segundo bebé…Muy bonito!! Felicidades a la mamá, y a tí por darle voz!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*